Mayte Bonilla Castro

La gestión del agua se convertirá en un de los principales problemas a los que tenga que enfrentarse la humanidad en los próximos años. La problemática de la falta de agua se debe a diversos factores, entre los que se encuentran el cambio climático y la sobreexplotación de los recursos hídricos.


El informe de Naciones Unidas sobre Desarrollo de los Recursos Hídricos en el Mundo, que se elabora para el Programa Mundial de Evaluación de los Recursos Hídricos (WWAP), coordinado por la UNESCO, advertía ya en 2015 que el planeta deberá hacer frente a un déficit global de agua del 40% en el año 2030. Por ello el Objetivo 6 de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas, recoge la necesidad de garantizar la disponibilidad y la gestión sostenible del agua y su saneamiento, y se espera que consiga resultados positivos.

En el informe de este año se hace hincapié en la importancia de encontrar soluciones basadas en la naturaleza y respetuosas con el equilibrio ecológico para una correcta gestión del agua.

Esto es así porque el consumo de agua es un factor muy importante y las diferencias entre regiones del planeta son abismales: el promedio de consumo de agua por habitante y día durante el año 2010 en EEUU fue de 378 litros, en África en cambio fue de 19 litros.

Sequia provocada por el cambio climático

Una de las consecuencias del cambio climático es la sequía. En 2009 la falta de precipitaciones provocó la mayor crisis alimentaria en 25 años en Etiopia y Kenia. Al mismo tiempo algunas investigaciones prevén que las sequias se duplicarán en el sur de España durante la segunda mitad de este siglo, aunque los pantanos estuvieron ya bajo mínimos históricos durante el año 2017.

El período entre 1998 y 2012 fue el más seco de los últimos 900 años en Oriente Próximo.

Por otra parte, un estudio de la NASA indica que el período entre 1998 y 2012 fue el más seco de los últimos 900 años en Oriente Próximo. Benjamin Cook, investigador del clima y autor del estudio, señala que el riesgo de que se produzcan sequías catastrófiocas en esta zona del planeta se ha triplicado debido a la actividad humana. Además el cambio climático provoca así mismo una mayor variabilidad en los caudales de los grandes ríos del mundo, como en el caso del Nilo. Una investigación llevada a cabo por el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) indica que se prevé un aumento de su caudal, pero también como más períodos de sequías e inundaciones.

También es el caso del río Colorado, en EEUU, donde cada vez es más habitual que el agua no llegue a la desembocadura y deje el delta completamente seco. Esto se debería a un cambio en los patrones de precipitación, a las represas y al consumo.

Consecuencias sociales de la sequía

“La próxima guerra en Oriente Próximo será por el agua”, frase pronunciada por Butros Galhi en 1988 ,´- Galhi llegaría a ser Secretario general de la ONU entre 1992 y 1996 – , ya mostraba la preocupación de los líderes mundiales por los problemas causados por la escasez de agua en algunas zonas. Los expertos no se ponen de acuerdo respecto a si la sequía está provocando ya problemas sociales e incluso guerras en determinadas áreas del planeta. Algunos de ellos incluso indican que ejemplos de estas guerras serían la de Darfur en Sudán y la de Siria. Otros expertos, en cambio, no están de acuerdo.

Durante el año 2010, el promedio de consumo de agua por habitante y día  en EEUU fue de 378 litros, en cambio, en África fue de 19 litros.

Es el caso de Eckart Woertz, Investigador Senior en el Barcelona Centre for International Affairs (CIDOB), no cree que haya habido una guerra del agua por el momento. “La sequía es un gran problema sin duda, pero no es la responsable de las guerras actuales”. Por lo que según él, no sería un factor decisivo en conflictos como el de Siria a pesar de la sequía que afectó la zona entre 2006 y 2010.

“Esa teoría sostiene que en los países de África y Oriente Próximo se han producido guerras por la sequía, también hubo una sequía muy importante en California y no hubo guerra. Es un planteamiento un tanto racista: nosotros los occidentales, podemos adaptarnos, pero ellos acaban enfrentándose. Además, los gobernantes de Siria y Sudán tienen la excusa de que la guerra ha sido por la sequía y así se lavan las manos y no lo achacan a los problemas socioeconómicos. “, indica Woertz.

La sequía podría servir incluso para que países tradicionalmente enemigos cooperen. Es el caso por ejemplo de India y Pakistán, que mantienen un acuerdo de cooperación sobre el río Indo desde 1960, a pesar de todos los conflictos que han vivido desde entonces.”El agua no es una mina de oro o un pozo de petróleo. El agua no la puedes sujetar.  Incluso cuando haces una presa, cuando está llena, no tienes otro remedio que dejarla correr” señala Woertz.

“La escasez de agua tal vez podría resultar un factor desestabilizador en esta zona de Oriente Próximo y África si continúa el cambio climático, hacia el año 2050, pero no por el momento. Por otro lado el cambio de actitud de Occidente ante el uso de combustibles fósiles podría ser un problema para países como Arabia Saudí, pero también hay otros como Egipto, que han pasado de exportar a importar petróleo y se han adaptado”, añade el profesor Woertz.

La agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible es un plan de acción adoptado por la Asamblea General del ONU en 2015 que plantea unos objetivos con 169 metas en los ámbitos ecónomico, social y ambiental. Los Estados miembros señalaron en la resolución aprobada que “estamos resueltos a poner fin a la pobreza y el hambre en todo el mundo de aquí a 2030, a combatir las desigualdades dentro de los países y entre ellos, a construir sociedades pacíficas, justas e inclusivas, a proteger los derechos humanos y promover la igualdad entre los géneros y el empoderamiento de las mujeres y las niñas, y a garantizar una protección duradera del planeta y sus recursos naturales”.

 

Fuentes:

Environment, Food Security and Conflict Narratives in the Middle East, Eckart Woertz, Investigados Senior en el Barcelona Centre for International Affairs (CIDOB)

Urge una gestión más sostenible del agua, Informe Naciones Unidas

Agenda 2030, Organización de Naciones Unidas, ONU

La sequía se duplicará en España a partir de 2050, noticias Radio televisión española

Cambio climático, sequías e inundaciones, National Geographic

La sequía en Oriente Medio fue el detonante de la guerra en Siria, María Iverski, corresponsal de Abc en el Líbano

El mito del clima y las guerras del agua en Oriente Medio, artículo de Eckart Woertz El País